L’Albancia

  • albancia02galbancia02g
  • albancia03galbancia03g
  • albancia04galbancia04g
  • albancia05galbancia05g
  • albancia06galbancia06g
  • albancia07galbancia07g
  • albancia08galbancia08g
  • albancia09galbancia09g

Categoría: TradicionalRestaurante Tags: comer en laviana, Comer en redes asturias, fabada asturiana laviana, y hotel la albancia

Descripción
Descripción
Fotos
Mapa
Restaurantes Relacionados
  • A unos tres kilómetros de Pola de Laviana, en el pueblo de La Ortigosa, se encuentra este hotel restaurante desde donde podemos apreciar unas impresionantes vistas.

    Para llegar hay que tomar una carretera que sale de la Plaza de La Pontona, en Pola de Laviana, por la margen derecha y que asciente lentamente de camino al cementerio municipal. Tras pasar éste continuamos por la carretera, rodeando la ladera y apreciando una bonita panorámica de Pola de Laviana. A un kilómetro, más o menos, encontramos el desvío que lleva hacia La Ortigosa, bien señalizado y sin opciones de perderse ya que también se indica el nombre del restaurante.
    Ascendemos por una carretera sinuosa, estrecha y empinada pero con buen asfalto donde circulando despacio y con precaución no deberíamos encontrarnos con ningún problema, hasta llegar al restaurante.
    Hay un parking para unos 7 u 8 coches y poco antes de llegar, un ensanche donde también se puede dejar el vehículo sin molestar.
    Llegamos y se respira aire puro, olor a naturaleza y una tranquilidad que se echa de menos muchas ocasiones unos kilómetros más abajo.
    Se trata de una construcción tradicional asturiana, con detalles muy cuidados en cuanto a la decoración.
    El día acompañaba y habíamos reservado mesa en la terraza, un lugar perfecto para disgrutar del sol y el suave viento. Dentro, el restaurante, con paredes de piedra y mesas bien distribuidas.
    Échamos un vistazo a la carta. No muy extensa pero con una muestra esencial de la cocina tradicional asturiana. Decidimos probar el menú especial que habían elaborado para ese día.
    De entrante había un pastel de puerros y gambas, fabes con almejas o ensalada de pollo de primero y de segundo cazuela de pulpo con setas y gambas o cachopines de la casa.
    La carta de vinos es interesante, no muy extensa pero con interesantes referencias, y nos apetecía acompañar la comida con un Enate blanco que tanto me gusta. Evidentemente este vino no iba incluido en el menú.
    La chica que no nos atiende es muy agradable y cercana, el trato que se espera en un restaurante de estas características.
    El pastel de puerros estaba francamente bueno, ligero con ese sabor suave que le da el puerro, muy bien presentado.
    Les fabes con almejes vienen en una olla de barro, excelente presentación y repleta. Las probamos y adevertimos un sabor muy bueno, a marisco y con abundantes almejas. Sin embargo observamos como alguna de les fabes estaba un poco dura.
    De segundo plato elegimos uno de cada para probar. La cazuela tenía pulpo, setas silvestres, patatas y gambas. Correcto de sabor y cantidad.
    Los cachopines (de los que se me olvidó hacer foto) estaban muy buenos.
    Pero lo mejor estaba por llegar, los postres. Decidimos probar unos helados caseros: uno de avellana y otro de chocolate. Aquí es donde se ve la diferencia entre un postre casero y otro industrial, la cremosidad del helado donde se reconocía perfectamente el sabor de chocolate y las avellanas. Hacía tiempo que no probaba un helado tan bueno.
    Como llevábamos un pequeño crítico gastronómico con nosotros, pedimos también un filete con patatas que él mismo calificó con un nueve.
    Hay que decir que tardaron bastante tiempo en servirnos y es que parecía que estaban desbordados, algo por lo que nos pidieron perdon en reiteradas ocasiones y es que no es tan importante para nosotros cuando se suple con amabilidad.
    Un buen café de pota sirve como colofón a esta comida.
    El precio de dos menús (18€ cada uno), con el vino Enate y el filete rondó los 50€ un buen precio.
    Me quedé con ganas de probar algún plato de la carta, así que habrá que volver para hacerlo.
    L’Albancía es un lugar donde desconectar y disfrutar de un buen día degustando una buena comida.
  • No Records Found

    Sorry, no record were found. Please adjust your search criteria and try again.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *