Furancho del Rey Abal

  • rey_abal01-1rey_abal01-1
  • rey_abal02-1rey_abal02-1
  • rey_abal03-1rey_abal03-1
  • rey_abal_08rey_abal_08
  • rey_abal04-1rey_abal04-1
  • rey_abal05-1rey_abal05-1
  • rey_abal07-1rey_abal07-1
  • rey_abal06-1rey_abal06-1

Categoría: restaurantes, Del Mar, y TradicionalRestaurante Tags: furancho, Marisco, pulpo, y tapas

Descripción
Descripción
Fotos
Mapa
Restaurantes Relacionados
  • Empezaré diciendo que a pesar de la cantidad de veces que he ido a Galicia, muchas a las Rias Baixas, no conocía los furanchos. Y la verdad, ¡no sé cómo he podido vivir sin ellos!

     

    Los furanchos son locales acondicionados en una bodega o en el bajo de una casa donde los bodegueros venden el vino que elaboran y de paso ofrecen una comida casera a precios económicos.

     

    Conocí el furancho Rey Abal por recomendación, me pesaron el teléfono y me dijeron que llamara antes para que me explicaran cómo llegar. Así lo hice, y Evaristo, que así se llama el furancheiro, me pasó las coordenadas para el GPS para poder llegar bien al sitio.

     

    La casa está situada cerca de Villagarcia de Arousa, en la zona de Derio de arriba. Si vamos por la VG 4.3, en la salida a Villagarcia, debemos tomar la dirección contraria, hacía el polígono de Tremoedo. A unos 300 metros, antes de llegar al lígono, tomamos la primera desviación a la derecha. Una carretera asfaltada y estrecha que atravesando unas casas nos lleva hasta el furancho.

    plano_furancho

    Plano para llegar al Furancho del Rey Abal

    Llama la atención que no haya ningún cartel pero algunos coches a la entrada ya nos indican que estamos en el sitio adecuado. Atraviesas la puerta y rodeas la casa y accedes a una zona de aparcamiento. La bodega está en la parte de abajo de la casa y tiene una pequeña terraza muy agradable.

     

    Accedemos con la cursiosidad del que descubre un sitio nuevo. Se trata de un local amplio, diáfano, con numerosas mesas y una decoración simple, donde hay una pequeña barra. Evaristo, muy atento en todo momento, nos dirige hacia la mesa que había dispuesto para nosotros.

     

    La carta es sencilla, tiene elaboraciones sencillas y caseras. Pulpo que nunca falta, marisco, empanadas, zorza, carne asada, centollos impresionantes y, si quieres algo por encargo tampoco tienes problemas en conseguirlo.

     

    Queríamos probar la carne asada, pero ese día no les quedaba asi que decidimos cambiarlo por una ración de zorza que, junto con unos camarones y una ración de pulpo “grande” completaron nuestra comanda.

     

    Los camarones, fresquísimos, vienen cocidos y servidos en una bandeja. Una ración muy abundante. Disfrutamos mucho saboreando estos pequeños crustáceos.

     

    Llega el turno del pulpo. Bien cocido, una ración enorme y acompañado de patatas cocidas (cachelos) Tengo que reconocer que fue el mejor pulpo que comí por la zona. Bien acompañado de sal, aceite y pimentón.

     

    La zorza (una especie de picadillo) está muy sabrosa y viene acompañada de unas patatas fritas deliciosas. De nuevo una ración más que generosa que ya nos cuesta acabar.

     

    Todo ello regado del vino albariño que ellos mismos elaboran. Un vino con cierta acidez y que hay que saber encajar, pero ¡qué carallo, estamos en un furancho!

     

    Nos quedamos con ganas de probar otras cosas de la carta como el lacón con grelos o la caldereta de rape que preparan por encargo. Será la excusa perfecta para volver.

     

    Me voy satisfecho, me encantan las cosas auténticas, fuera de lo habitual. Y es que si vuelvo por la zona no dudaré en repetir. ¡Benditos furanchos!

     

     

     

  • No Records Found

    Sorry, no record were found. Please adjust your search criteria and try again.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *