Mamá Peixe – Taberna mariñeira

  • mama-peixe03mama-peixe03
  • mama-peixe02mama-peixe02
  • mama-peixe04mama-peixe04
  • mama-peixe05mama-peixe05

Categoría: Del Mar y GastrobaresRestaurante Tags: gastrobar, Marisco, pescado al horno, santiago de compostela, y taberna marinera

Descripción
Descripción
Fotos
Mapa
Restaurantes Relacionados
  • Tengo que reconocer que siempre que voy a Santiago salgo desilusionado con el lugar que elijo para comer. No porque en Santiago no haya buenos restaurantes sino porque mi elección, en parte porque suelo ir a la zona más turística, siempre es equivocada.

    Pero, de repente, hay una ocasión en la que aciertas y, sin duda, mi última visita a tierras compostelanas se saldó con una buena comida en un sitio diferente.

    Tras ver buenas críticas en las redes sociales y echar un vistazo a los platos que elaboraban en la taberma mariñeria Mamá Peixe, me di cuenta que era el sitio que quería probar. Su situación, en el caso antiguo pero fuera de las calles más turísticas, también ayudó mucho para que eligiera esta taberna.

    Llegamos y la impresión que da por fuera es más de una taberna sin más (que no es poco) así nos adentramos decididos a comer allí. Nos reciben y nos suben al comedor superior donde ya se ve un cambio importante. Una decoración muy marinera, no podría ser de otro modo, en tonos azules y donde se pueden ver redes de pesca y otros utensilios que hacen referencia a este duro oficio. Las mesas amplias, con buena mantelería y, aunque es un sitio pequeño, muy confortables.

    La carta es pequeña, muy marcada por los productos de temporada, y donde se aprecia una relación de platos elaborados y distintos de una oferta clásica. Me llama la atención que no hay muchos platos de pescado, algo que se arregla cuando nos indican de palabra los pescados frescos que tienen para el día. Me gustan los sitios así, donde el pescado depende del día y no tienen una carta fija, dando muestras de frescura y calidad del mismo.

    Como decía la carta está llena de platos elaborados, perfectos para compartir, pero la idea de comer un buen besugo hace que elijamos un entrante para compartir y luego probar el pescado que nos habían aconsejado fuera de carta.

    Nos decidimos por unos ravioli de bacalao y gambas con azafrán y tomates agridulces. Una pasta muy fresca, con el sabor intenso del azafrán. Suaves y deliciosos.

    El besugo para dos personas viene marcado a la plancha y acabado al horno sobre un lecho de patatas y pimientos. Una pieza generosa de besugo que se nota su frescura por la facilidad con que sale la espina de la carne y en ese sabor tan especial que tiene este pescado. Las patatas, como suele pasar en tantas ocasiones, casi están mejor que el pescado. Han absorbido todo el sabor y están deliciosas.

    Los postres que salen de la cocina tienen una presencia magnífica y aunque nos cuesta decidirnos, optamos por un helado de mora con mousse de queso y chocolate blanco. Sublime.

    Da gusto encontrarse con lugares como estos, llevados con entusiasmo y con una apuesta por la calidad y la buena elaboración. Lo tengo claro, ya nunca volveré a fallar en mis escapadas a la hermosa ciudad de Santiago.
  • No Records Found

    Sorry, no record were found. Please adjust your search criteria and try again.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *