Villamor de Riello

  • villamor02villamor02
  • villamor03villamor03
  • villamor04villamor04
  • villamor05villamor05

Categoría: TradicionalRestaurante Tags: comer en Omañas, embutidos, Riello, y vinos del bierzo

Descripción
Descripción
Fotos
Mapa
  • Hablar de Omaña, es hablar de paz, de tranquilidad, de hermosos paisajes detenidos y de una zona con gran potencial y poco aprovechada turísticamente.

    Hablar de Omaña es también hablar de gastronomía, de una cocina muy vinculada al territorio, con elaboraciones tradicionales y productos de mucha calidad. Sopa de truchas, cocido Omañés, buenos embutidos como no podría ser de otro modo y unas carnes de calidad son la base de su gastronomía.
    En el corazón de la comarca está Riello. Uno de esos pueblos leoneses que por el verano se llenan y que en invierno tienen un encanto especial. He de reconocer que a mi me gusta mucho visitar los pueblos en invierno, cuando son más auténticos y se puede apreciar mejor su esencia.
    Llego a Riello desde La Magdalena, tomando la carretera que va a Villablino (por Omañas, como reza el cartel). La carretra discurre entre praderías y, de vez en cuando, atravesamos algun pequeño pueblo como Soto y Amio. Un buen sitio para comprar embutidos directamente de fábrica (http://www.embutidoshonoriofuertes.com).
    Riello, como buen pueblo leonés, tiene su iglesia y frente a ésta encontamos dos bares juntos, el de más reciente apertura es del que voy a hablar en esta ocasión, el restaurante Villamor.
    Treinta años llevaba este local cerrado hasta que en el verano del 2013 abría de nuevo sus puertas, renovado pero manteniendo la esencia del antiguo mesón e incluso su nombre: Villamor de Riello.
    En verano es una delicia disfrutar de los atardeceres en su terraza, viendo como se esconde el sol y como se aplaca el calor del día dejando paso a una noche no tan calurosa. El local se divide en dos plantas, la de arriba dedicada exclulsivamente a las comidas y cenas en lo que se ha convertido en un comedor elegante, amplio y muy cómodo. Hay varias estancias más pequeñas que son un refugio perfecto para reuniones de grupos.
    La parte de abajo es la zona de bar, aunque también cuenta con un apartado donde se puede comer y otra terraza interior. Moderno pero con un toque clásico, una combinación dificil de conseguir que en este caso ha quedado francamente bien. Tu consumición siempre acompañada de una buena tapa, como es tradición.
    La cocina es casera y tradicional. Trabajan muy bien los menús del día a la hora de comer, variados y con ingredientes de calidad.
    En esta ocasión fuimos a cenar y optamos por probar algunas raciones para compartir.
    Unas croquetas caseras, potentes de sabor y una ración muy generosa.
    No pudimos evitar pedir unos pimientos rellenos de carne que estaban especialmente buenos.
    Y para rematar unas buenas chuletas de cordero de la zona. Tiernas, pequeñitas y muy sabrosas bien acompañadas de unas patatas fritas que también estaban muy buenas.
    Muy bien atendidos y muy bien aconsejados para la elección del vino. Un buen vino del Bierzo con una gran relación calidad precio: Viñademoya. Un vino jóven, 100% mencía, muy equilibrado.
    Pero Villamor no sólo es un bar-restaurante. También son frecuentes actividades de todo tipo como presentaciones de libros, algo que sin duda ayuda a revitalizar mucho la vida cultural de la zona.
    Tenemos que volver, eso es seguro, y no tardando mucho. Omaña merece una vistia y detenerse a comer y disfrutar de su gastronomía.
  • No Records Found

    Sorry, no record were found. Please adjust your search criteria and try again.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *